25 años de camino ....

Nosotras, las Hermanas de Santa Cruz, celebramos veinticinco años de presencia y servicio en América Latina.

Compartimos con ustedes nuestro carisma que se enraíza en nuestra esperitualidad apostólica, se manifiesta en nuestra misión e inspira nuestro proyecto comunitario. Así también compartimos parte de nuestra historia en estos 25 años, historia compartida a través de breves testimonios de nuestras primeras hermanas de su llegada al Perú. De otro lado, mostramos los lugares de inserción donde nos encontramos y la audacia de la Congreación para dedicarse a la misión con energía, fervor y fidelidad. La rasgo apostólico con lo cual el beato Basilio Moreau, nuestro fundador, identifica con más frecuencia la vida de misión en Santa Cruz es el celo apostólico, la audacia: "esa llama de deseo abrasador que una siente para que Dios sea conocido, amado y servido", ha sido y sigue siendo uno de los fundamentos de nuestra vida religiosa apostólica. Por eso, en nuestro último capítulo general hemos realizado la reflexión sobre la orientación que nos guiará durante los próximos 6 años. Queremos compartir con ustedes esta orientación:

Hoy, NOSOTRAS, las Hermanas de Santa Cruz optamos juntas por comprometernos

* a ser místicas y profetas, con un corazón sin fronteras y una conciencia cósmica,

*a reconocer, contemplar y honrar al Dios de Jesucristo en cada una de nosotras, en nuestras comunidades, el planeta y el cosmos,

*a empoderar la VIDA para que reclame sus derechos sobre las injusticias, por nuestro "NO" a toda forma de violencia y por nuestra interdependencia responsable.

Y así, firmemente "¡ponemos mano a la obra de resurrección!"

Queremos acompañarles en cada mes de este año, uniéndonos en oración con ustedes y pidiendo las bendiciones de Dios para cada día.

Cordialmente:

Sus Hermanas de Santa Cruz.